Paso 1 y MÁS IMPORTANTE del ritual de belleza: LIMPIEZA en 2 pasos; qué es y cómo realizarlo

Este es una de mis primeras entradas y me hace mucha ilusión poder compartir este pequeño truco de limpieza profunda con tod@s vosotr@s, ya que el sistema de limpieza de dos pasos es, bajo mi experiencia, la técnica más eficaz de limpieza que existe y, en cambio, no es para nada conocida. Las veces que he explicado a mis amigos y familiares esta técnica de limpieza  y han comprobado sus resultados, han quedado fascinados, ya que es económico y fácil de realizar. Lo mejor de todo, es que es perfecto para cualquier tipo de piel.

La importancia de la LIMPIEZA

Antes de empezar a explicaros en qué consiste el sistema de limpieza en dos pasos, aunque para muchas parecerá obvio, quiero recalcar y que quede claro lo importante que es empezar cualquier ritual o rutina de belleza con una limpieza profunda de la piel. ¿Por qué?. Porque nuestra piel está constantemente expuesta a factores de contaminación, humos, regeneración… y esto hace que se obstruyan los poros y creen como una especie de capa en la epidermis que dificulta la oxigenación de la piel.

Además, esa misma capa de suciedad impite que cualquier producto cosmético que nos apliquemos a continuación pueda llegar a actuar. Ya es de por sí muy difícil encontrar un buen cosmético cuyos principios activos penetren y lleguen hasta las capas más profundas de la piel, ya que la mayoría se quedan en la superficie. Pero si, encima, tenemos esa capa de suciedad y no limpiamos correctamente, no nos va a servir de nada el ritual de belleza que hagamos a continuación.

Así que te aconsejo que te tomes muy en serio la limpieza en tu rutina de belleza, ya que todo depende de la limpieza.

Olvídate de todo lo que te han dicho hasta ahora.

Antes de seguir leyendo, vais a tener que olvidaros POR COMPLETO de todo lo que os han dicho hasta ahora, sobretodo marcas como Clinique con su supuesto “revolucionario” sistema de limpieza con jabón. No os podéis llegar a imaginar lo perjudicial que es limpiar la cara diariamente con jabón. El jabón daña la piel y, además, le quita mucha efectividad a los productos cosméticos que podáis utilizar, porque por un lado se trata de hidratar y, al mismo tiempo, con el jabón se hace lo contrario y se entra en un bucle muy perjudicial para la piel.

Hay quien me dice que utiliza jabón porque tiene la piel grasa y de esta forma creen que equilibran la piel. Si este es tu caso, déjame decirte que estás equivocada… El jabón, al resecar, quitar la grasa natural de la piel y dañarla directamente, hace que nuestra piel entre como en un estado de alarma que lo que hace es, precisamente, generar más grasa de forma muy desequilibrada y es cuando más aparecen los brillos y efecto de mala cara. Así que por favor, tengas la edad y tipo de piel que tengas, olvídate del jabón en tu rutina de belleza diaria. El jabón podemos usarlo de forma muy esporádica y únicamente en ciertos rituales de belleza que ya explicaré en otra entrada.

Sistema de LIMPIEZA en dos pasos: ¿Qué és?

Para mi, después de haber probado de todo y tras realizar varios estudios, os puedo asegurar que el sistema perfecto de limpieza se centra en algo tan simple que a todos nos enseñaban de niños: que el aceite no se mezcla con el agua.

Y es cierto, para realizar una limpieza en profundidad, se debe utilizar ambas. El aceite, por un lado, para eliminar el agua y el agua, por otro, para eliminar el aceite. Y es tan fácil como eso, limpiar primero nuestra tez con un producto con base oleosa y, seguidamente, acabar la limpieza con un producto cuya base sea acuosa.

Paso 1 de limpieza: fase oleosa

Lo primero de todo es utilizar un producto de limpieza con una base oleosa. En este caso lo perfecto vuelve a ser lo más simple: el aceite. Si no lo habéis probado nunca, no os podéis llegar a hacer una pequeña idea lo profundo que limpia el aceite. Y si encima sois de las que os maquilláis con productos waterproof no os digo nada. El aceite se lo lleva TODO. Os va a quitar hasta el más mínimo resto de maquillaje.

Normalmente los productos cosméticos que podemos llegar a encontrar en el mercado tienen uno de estos dos problemas existenciales: o no limpian en profundidad o son demasiado dañinos con la piel. Con el aceite esto no ocurre. Con el aceite limpiaréis vuestra tez en profundidad, respetando el ph y la grasa natural de la piel. Podéis pensar que es una locura y que el aceite os va a dejar la piel grasienta o que no es para las pieles grasas. Pues no, no y no. Incluso si tenéis la piel grasa tienes un buen motivo para usar este sistema. El aceite, al respetar el ph y la grasa natural de la piel, va a hacer que tu piel no entre en pánico y no segregue más grasa de la necesaria. Hazme caso, pruébalo sin miedo.

Debes coger una cantidad considerable de aceite y te lo frotas por toda la cara (puedes incluir el contorno de los ojos), con movimientos suaves y circulares, como harías con el jabón o leche desmaquillarte. Puedes retirarlo con una toalla humedecida en agua caliente o con papel higiénico. (Puedes usar agua caliente para frotar y que los movimientos circulares sean más confortables, pero con agua no se va a ir el aceite, así que ten papel higiénico cerca para retirar el aceite y agua junto con la suciedad…). Yo este primer paso de limpieza con aceite lo repito 2 veces.

Podéis utilizar cualquier tipo de aceite que tenga partículas finas para que, por tanto, limpie mejor, pero aquí os dejo mis favoritos:

  • Aceite de argán puro con aceite de semillas de higo chumbo: esta es una de mis fórmulas estrella y, en realidad, la más fácil. Haré una reseña específica para explicar con detenimiento los beneficios de estos dos aceites exclusivos tan difíciles de conseguir. Estos dos aceites son el oro líquido de la naturaleza. Tienen todo lo que puede llegar a necesitar nuestra piel. Como estos dos aceites los utilizo en otras formulaciones, me los importan directamente de Marruecos y son totalmente puros con extracción en frío. Si podéis conseguir estos dos aceites, lo que yo hago es mezclar en este frasquito mitad y mitad. Y les echo unas gotitas de algún aceite esencial para dar un toque de aroma y propiedades adicionales, yo suelo utilizar aceite esencial de rosa damascena o de palo de rosa porque me encanta el olor y las propiedades antiedad que tienen. Por ejemplo, si tienes acné puedes echar unas gotitas de aceite esencial de árbol de té. Para las pieles secas, esta confortabilidad e hidratación que se siente en la piel es increíble con estos aceites, pero para las pieles grasas y acnéicas, esta formulación con gotas de aceite esencial arbol de té es verdaderamente buena.
  • Aceite de oliva: si no te quieres complicar o, si antes de dar el paso definitivo prefieres probar este sistema y ver sus resultados y potencial, utiliza simplemente aceite de oliva (importante que sea virgen extra) que puedas tener en la cocina. La receta anterior realmente es un lujo para nuestra piel y la sensación que deja en nuestra piel es única, pero si nunca has probado este sistema y empiezas por usar aceite de oliva, igualmente vas a notar unos resultados increíbles, yo estuve unos años usando aceite de oliva. Al aceite de oliva puedes echarle, si quieres, las gotitas de aceite esencial que yo uso en la formulación anterior.
  • Aceite de jojoba: Muy ligero y confortable. Una posible formulación sería 60% aceite de oliva y 40% aceite de jojoba + gotitas de algún aceite esencial, si se desea.

A pesar de que considero que los aceites naturales son la mejor opción, también podéis comprar algún limpiador en aceite diseñado para la limpieza. Cada vez son más las marcas que apuestan por ofrecer limpiadores en aceite. También hay algunos que vienen en formato bálsamo, los cuales son una verdadera caricia para la piel…

Paso 2 de limpieza: fase acuosa

Una vez hemos realizado el paso anterior y hemos limpiado nuestra tez con el aceite escogido, es hora de acabar nuestra limpieza, ahora utilizando un producto con base acuosa. Ya veréis que el aceite ya lo limpia todo y que la cara ya está limpia, pero es necesario acabar de quitar pequeños restos de aceite que nos haya quedado y que los tratamientos cosméticos que vayamos a utilizar a continuación puedan penetrar en profundidad.

Mi recomendación es que utilicéis un agua micelar o cualquier limpiador cuya base sea acuosa.

Si optáis por agua micelar, debéis aplicarla con un disco de algodón. Mis dos favoritas son el agua micelar a base de carbón de Armonía Cosmética y el agua micelar de Guerlain. Esta última, tiene como adicional que huele super bien. Pero podéis utilizar cualquiera que encontréis y prefiráis, hay muy buenas aguas micelares como la de Clarins, Guinot…

Aunque este sistema os pueda llegar a parecer una locura o que pueda requerir unos minutos de más, piensa que vas a invertir en tu piel y en el paso más importante de cualquier tratamiento de belleza. No te sirve de nada gastarte dinerales si este paso no se hace bien. Pruébalo durante unas semanas y vuelve a esta reseña y deja tus comentarios ! Estamos seguros de que vas a notar resultados.

Suscríbete al blog para recibir notificación de los siguientes pasos del ritual de limpieza y nuevas entradas !

Un besazo enorme!

4 opiniones en “Paso 1 y MÁS IMPORTANTE del ritual de belleza: LIMPIEZA en 2 pasos; qué es y cómo realizarlo”

  1. Me ha gustado mucho, pero veo que llevas ya tiempo sin publicar nada . Vas a colgar mas contenidos?. Es por seguir visitando el blog o no.

    1. Gracias Graciela, me alegra que te haya gustado la entrada. El aceite de coco también es uno de mis favoritos.

      Pasa buen día !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.